Justificación

La MINE está sustentada en dos líneas de generación y aplicación del conocimiento y son las siguientes:

Innovación curricular: conceptuada como un proceso importante dentro de las instituciones educativas, ya que a  partir de este se deriva la generación de los planes y programas de formación, así como el mejoramiento y la búsqueda de  la pertinencia de estos. Es vista como un procedimiento estratégico que facilita la transformación y permite el crecimiento  personal de quienes se encuentran inmersos en el currículo, así como en el cambio institucional.

Innovación pedagógica y tecnológica: se conceptúa a partir de los procesos de enseñanza y aprendizaje como  elementos importantes en la formación de un individuo; por tal motivo es indispensable la búsqueda de estrategias  eficientes y electivas que permitan el desarrollo de personas competentes en cualquier ámbito disciplinar. Adicionalmente, el  desarrollo de la sociedad de la información sin duda ha impactado en la educación, razón por la cual es necesario buscar  estrategias de mejora para la enseñanza, no sólo de manera tradicional, si no también mediante el aprovechamiento de las  TIC y otros recursos tecnológicos.

Ambas íneas están concebidas de acuerdo con las características de la MINE. Anteriormente, el programa se  regía bajo una sola LGAC, sin embargo, a propuesta del Comité Académico del programa se crean las dos líneas  anteriormente mencionadas; que tienen la finalidad de cumplir con lo que se marca en el plan de estudios en este programa  educativo con relación a las competencias que los alumnos deben desarrollar.

Se declaran dos a de competencia de la MINE:

  • Innovación de la práctica pedagógica: entendía también como innovación didáctica, se refiere a las prácticas y novadoras en la planeación, intervención y evaluación de los procesos de enseñanza y aprendizaje, en el contexto del aula.
  • Innovación curricular: se refiere el diagnóstico, diseño y evaluación de planes y programas de estudio.

Estas áreas en sido consideradas prioritarias, en función de la revisión del campo disciplinar, según la cual estas áreas conforman dos de los ámbitos más relevantes en los que se produce la innovación educativa.